¿Por qué estás sentado/a y no bailando en la pista?

¿Por qué estás sentado/a y no bailando en la pista?

277
0
Compartir

Típico tío: “Me han rechazado tres veces los últimos diez minutos. ¡Tío, esas mujeres no quieren bailar”!

Típica chica: “Me encantaría bailar pero ninguno de estos chicos me lo pedirá”.

Les pregunto a ustedes, señores y señoras, ¿qué está pasando aquí? ¿Es una locura o qué? Estamos en un bonito club, con buena música y hay gente que quiere bailar. Así que, ¡díganme!, ¿qué falta, pues?

En realidad, señores y señoras, la escena anterior se repite muy a menudo, demasiado a menudo. Los hombres quieren bailar, las señoras quieran bailar, pero nadie baila. Creo que hay unas cuantas cosas que se podrían hacer para mejorar esta situación.

Aquí dejo algunas sugerencias. Después de todo, el trabajo de preguntar (y de arriesgarse a ser rechazado) recae en nosotros, chicos. Pero, como con el resto, podemos con ello, ¿verdad?

GALE Vocales Sentados

La verdadera pregunta es, ¿cómo podemos mejorar las probabilidades?. Sinceramente, no es difícil. Algunas de las sugerencias son muy obvias, pero hay otras que NO. Echa un vistazo y dales una oportunidad. Lo peor que puede pasar es que hagas nuevos amigos. Un resultado más realista es que tu único problema será el encontrar un momento para descansar tus cansados pies. Lo cual , es una buena cosa para quejarse. Considera lo siguiente.

1. Practicar la Buena Presencia

No hace falta que aparezcas en la revista GQ. Las chicas se impresionan por el paquete COMPLETO. Pon atención a los detalles. Las chicas notan esas cosas. Los imprescindibles son: el pelo (sea de la cabeza o de la cara) limpio y arreglado; los pantalones y la camisa planchados, y asegúrate de llevar los zapatos limpios y relucientes. Cuando bailes Salsa harás trabajo de pies. La atención recaerá sobre ellos. Las mujeres te observarán recorriéndote de pies a cabeza, en un santiamén. Recuerda que la primera impresión que se formaron de ti se hizo en esos segundos. Asegúrate de controlar todo esto y así pasar el test.

2. Actitud Mental Positiva (AMP)

Es muy muy importante. Si tu aspecto es el de “estoy teniendo el peor día de mi vida”, ¡seguramente así será!. Y, lo más importante, ninguna señorita ni nadie se te acercará. Así que la clave es el relax, saca el estrés y asegúrate que estás proyectando una imagen positiva de ti, de tu paz interior. Sonríe. Empieza a sentirte bien por algo. ¡Nada puede ser tan malo! Una AMP (Actitud mental positiva) te hace ser receptivo. De acuerdo que sólo con ella no cambiarás el mundo, pero algo sí va a cambiar—tu manera de verlo. Una actitud mental positiva te puede traer montones de oportunidades.

3. Sé Cordial (amistoso) Dentro y Fuera de la Pista de Baile

Tómate tiempo para saludar a la gente con un “Hola”. Entendemos por “cordial” el ser amistoso y sincero. Esto se llama educación. Mucha gente sabe lo que son los buenos modales pero pocos los usan. Utilízalos y verás como, en poco tiempo, otras personas te saludarán calurosamente a ti también. Paradójicamente, esos saludos vendrán de algunas personas a las que antes nunca te habían dicho nada. No es que todos se hubieran colocado. Simplemente, ellos como tu quizás eran dudaban o eran reacios a saludar. Bien, pues aprovecha, sonríeles o diles hola y entabla conversación con ellos. Esta fórmula obra maravillas. Por cierto, intenta decir “adiós” al final de la noche. Si puedes, dales las gracias a las señoritas que bailaron contigo. Te recordarán con cariño por tu atención y otro día te buscarán deseosas para que vuelvas a bailar con ellas.

4. Bailar con la dama

Tómate también tiempo para mirar a la chica. Habla con ella. Mientras bailáis, fíjate en algún paso o movimiento que ella haga bien y felicítala por ello. Recuerda que no te he dicho que te lo inventes o que exageres sino que encuentres algo real. La credibilidad es importante. Baila CON ella y no para los espectadores. No hagas un show para el público. No es un escenario. Estás bailando con una señorita, no actuando en una obra. Has de arreglártelas para hacerla sentir especial al bailar contigo. En todo caso, haz que sea ella quien se luzca. Recuerda que todas las chicas de la sala están mirando. Se imaginarán cómo bailarías con ellas mientras te ven bailar con otras chicas. Asegúrate de que esas observadoras crean que bailar contigo sería maravilloso. Al final del baile, dale las gracias a tu pareja y acompáñala fuera de la pista. No la dejes de pie ahí en medio y sola.

5. Si Ella Se Ve Bien, Tu Te Ves Genial

Baila con la chica a su nivel. Las otras chicas verán como tratas a las mujeres en la pista. Cada mujer se proyectará a sí misma en tu pareja. El mensaje que debes transmitir es que las mujeres se lo pasan bien bailando contigo. Bailando con varias mujeres, tendrás muchas oportunidades de “mostrar tus cositas”. Recuerda que es tu pareja de baile; guiar y seguir. Tu guías, eres el coreógrafo de vuestro baile. ELLA, no tu, ejecutará esa danza. Es su show, no el tuyo. Ella será el centro de la pista, no tu. Cuanto más la hagas brillar a ella, más candidatas tendrás que harán cola para bailar contigo. Es un trabajo duro, pero tiene su recompensa.

6. Baila los pasos y combinaciones que ya dominas, no las que estás aprendiendo

Nadie quiere ser tu conejillo de Indias. Y menos una señorita que haya salido para pasárselo bien. Imagínate dos tíos. Uno se ha pasado practicando más de 100 horas las vueltas, los giros y otros movimientos y pasos. El segundo tipo sólo conoce 10 o 12 movimientos o pasos pero la diferencia es que los conoce bien y los domina, puede ejecutarlos con precisión y claridad. Como domina estos pasos a la perfección ya no ha de concentrarse en los movimientos y puede concentrarse en divertirse bailando y en otras cosas y no en el “doble giro, el triple giro inverso y el cross-body con giro” Ahora dime, ¿cuál de los dos tipos anteriores querrías tener como compañero de baile?. Deja los experimentos para la clase de danza con gente a la que conoces lo suficiente para probar nuevos movimientos.

7. Aprende “Cómo guiar”

Aprender cómo “guiar” no es automático. Chicos, ¡es sólo una de cuatro de vuestras tareas! Sí, es cierto que estás “al mando” del baile. De ese estar “al mando” derivan toda una serie de responsabilidades. Chicas, ¡tomad nota! Guiar es un asunto serio (por si os interesa, consultar el articulo de Mark Balzer´s titulado “Consejos para Guiar y Seguir” un análisis excelente sobre este tema tan complejo). Pero, en suma, el guiaje es la responsabilidad del guía y seguir la del seguidor. Recordad que guiar debe de ser suave pero con convicción; mostrando muy claramente tus intenciones. Adaptándolo a las cualidades únicas de la chica con la que bailáis en cada momento.

8. Bailando con Novatos

Chicos, bailar con las novatas. Recordad que el lapso de tiempo entre ser novatas hasta ser grandas bailarines, para las chicas, puede ser muy breve. Las chicas recordarán al caballero que bailó con ellas cuando eran aprendices. Recordarán que eras amable, simpático y que hacías del baile algo divertido. La clave reside en que ellas no te olvidarán. Incluso más aún, se lo dirán a sus amigas y cuando pase el tiempo, te buscarán para bailar. Recíprocamente, esas chicas también recordarán a quienes no quisieron bailar con ellas. Colegas, esta no es una lista en la que os gustaría constar, ¿verdad?. Además, recuerda que si quieres mejor el “guiaje”, bailar con alguien que no te siga bien, te obliga a esforzarte a “hacerlo mejor”. Sí, es un reto. Los principiantes piden mucho más. Bailar con principiantes es un bono extra. No un cargo extra, si lo haces con gusto te ayudarán a mejorar y conocerás gente genial.

9. Trabajo de Suelo

Permanece siempre alerta de donde estás bailando en la pista. Es un Club de Baile. Por lo tanto, puedes esperar encontrarte gente bailando por todas partes. Esperemos que sean tan hábiles y cuidadosos como tu. Eso significa “el trabajo de suelo”—es el trabajo de espacio, parar atención a dónde estás y hacia donde llevas a tu pareja de baile, con tus pasos y movimientos. El trabajo de suelo también consiste en vigilar a aquellos que parecen olvidarse de que hay otras 50 parejas en la pista. Así que, el objetivo de ello es el intentar evitar chocarse con la menos gente posible. No lleves a tu pareja hacia ellos. Protégela de los “movimientos peligrosos”. Si lo haces bien, ella ni lo notará. Simplemente es otro elemento dentro del guiaje. Pronto empezarás a ver el espacio dentro de la pista de baile como algo fluido en el que poder usar los elementos del baile que tu y tu pareja ejecutáis. Recuerda de compartir el espacio, la pista. BAILA con movimientos cometidos, no EXAGERADOS. Cuando mejor bailarín seas, más te darás cuenta de que, para bailar no es necesario demasiado espacio.

10. Ritmo

Es lo primero, lo último y siempre debes mantener el ritmo. Es obligatorio. Así que ve con el ritmo, síguelo y nunca jamás (en toda tu santa vida, o al menos mientras permanezcas dentro la pista de baile) te salgas de este y pierdas el ritmo. Las chicas lo notarán enseguida si lo pierdes y muchas cambiarán o se saldrán del ritmo por tu culpa. Ellas odian eso. Así que trabaja mucho para no perderlo. Señores, recordad, si sigues y mantienes el ritmo, la puerta se abre a miles de oportunidades de baile.

11. Baila Por Y Con la Música

Deja que la música inspire tu baile no que te posea. Adapta tu baile a ella. Establece el ritmo con tu pareja. Pon atención a cómo empieza y baila en consonancia. Si quieres que tu baile sea musical, sigue el rimo de la música. Y a pesar de que la música te haga sentir muy bien, no te dejes llevar por la excitación y lleves a tu pareja como una muñeca de trapo por la pista. Es tu pareja, no tu marioneta.

12. Finalmente, Relájate y Diviértete

Recuerda que estás ahí con otra persona para divertiros. Bailar es una actividad social. Así que relájate y disfruta bailando, pero con responsabilidad. Bailando, con pocas excepciones, no te pagarás la hipoteca, ni el crédito del coche o el alquiler, así que no te lo tomes tan en serio. Si la chica o tu os equivocáis, no te preocupes. Olvídalo, discúlpate, si lo crees necesario y sigue bailando. No es ningún problema a menos de que no hagas de ello un gran problema. Como una sabia chica dice: ¡Ríe, Vive, Ama y Salsa!

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta