¿Qué regalar a un salsero en Navidad?

¿Qué regalar a un salsero en Navidad?

1333
0
Compartir

Guantes, bufandas, ropa interior, colonia ¡¡No!! ¡¡No!! ¡¡Nada de eso!! Si se relacionan con gente de salsa y cada fin de semana se los encuentran en las salsotecas y además cenan, se enamoran, se odian, se aman, se admiran, se empujan, se critican, se divierten y sobre todo bailan todo el año, ya es hora de que sepan qué regalarle a una amiga o a un amigo salseros en estas fiestas.

España tristemente ha sucumbido ante los encantos de la Navidad comercial y además de “Reyes”. Hay que rascar un poco el bolsillo para hacerle un detallito a los seres queridos en estas fechas. ¿Qué carajo se le puede regalar a un salsero? Aquí damos una ideas para hacerlos felices a ellos…y a quienes bailan a su alrededor.

regalo[1]

Libros imprescindibles: No tanto para salseros cultos, sino todo lo contrario. Así les harás un bien. Hay excelentes libros sobre la salsa y sus orígenes, por ejemplo: “El libro de la Salsa” de César Miguel Rondón, “Diccionario de la música cubana” de Helio Orivio, “La Salsa” de José Arteaga o “Cómo bailar que te cagas y no perder la humildad” del afamado psicólogo griego Detéstalos Chulos ¡Busquen en Internet! Seguro que encuentran el libro ideal para cada salsero.

Discos: Los verdaderos melómanos aman los discos, con sus caratulitas, sus letras y sus fotitos, y no les convence tanto el “Emule”. Así que un disco siempre será el mejor regalo para un salsero. La Fania y otros sellos disqueros están remasterizando a los grandes clásicos de la salsa. También hay cofres completos y muy estéticos de grandes recopilaciones. En tiempos del Top-Manta, un disco original es todo un detalle.

Alta tecnología I (Aparatos audiovisuales): Un reproductor musical digital (Mp3, Ipod, etc..) para los que pasan de comprar discos y se apuntan a la piratería por Internet. Lo importante en este caso sería que se preocuparan por saber quién canta las canciones que bailan y aprendieran un poco más sobre el género. También se les podría regalar un móvil con videocámara o una cámara digital para que graben las clases de baile, los espectáculos de los festivales y congresos y que se les cuele algún porno casero que quieran compartir con sus amigos.

nuevo-ipod-nano-4gw[1]

Alta tecnología II (Metrónomo y Nivel): El Metrónomo ese aparatito que mide el tempo (la velocidad) de la música. Ideal para bailadores carentes de oído rítmico. También se les puede regar un nivel (sí, de esos que usan los paletas en las obras) a los bailarines que no saben girar rectos. Instrucciones: colocarse el nivel en el pecho de forma horizontal, amarrándoselo de los hombros. Si al girar ve que la burbujita de aire no está centrada, repita la operación hasta que logre hacerlo con una postura recta o hasta que el estómago le avise que debe parar.

Un container de productos de belleza: ¡Está bien! ¡Lo admito! Quise decir…de higiene personal: desodorantes anti-traspirables, cepillo y crema dental, chicles, Listerine…Cualquier explicación sobra.

Un pack de depilación, peluquería y manicura: Para las bailadoras a las que les encanta levantar el brazo con el meñique levantado y acariciarse desde la melena hasta el torso con gesto de “matadoras”. Y si no tiene melena, pues una extensiones les irían bien para que pueda dar latigazos a diestra y siniestra cuando hagan girar la cabeza como la niña del exorcista, digo, cuando quieran reafirmar el “estilo femenino” al bailar.

Calzado-de-baile-Ray-Rose-825-Drizzle-5[1]

Prêt-à-porter: La moda para el baile es la locura para los más pijos, digo, presumidos. Ropas con tejidos transpirables de última generación, pantalones con flecos, vestiditos con minifaldas de vértigo y transparencias no aptos para “mujeres reales”, pañuelos, gorros y sombreros y gafas oscuras para llevar por las noches en a las discotecas ¡Hay tanto para elegir en este tema que necesitaría un artículo a parte!

Zapatos de baile: Desde los elegantes y clásicos zapatos de “dos tonos” que nos recuerdan a los viejos soneros cubanos, hasta el calzado dedicado expresamente a bailarines, que antes sólo se veían en gimnasios y en los bailes de salón pero que ahora hacen furor en los ambientes salseros. Para los que se resistan a cambiarse los zapatos siempre les quedará el recurso de echar un polvo en la pista antes de bailar. Recomendamos el talco, que es un polvo blanco legal.

Bienestar y salud: Para bailarines y profesores hechos polvo que tienen los músculos y los huesos entumecidos de tanto bailar, o para víctimas de compañeros de bailes toscos. Podrían regalarles una sesión de masajes, muñequeras y rodilleras de farmacia (no de las de adorno) o una sesión con un buen fisioterapeuta o podólogo. También se puede regalar un kit de primeros auxilios para los que salen a bailar el sábado por la noche: con vendas, curitas, pastillas para el mareo, trombocid…

Otros regalos: Si realmente amas a tus amigos salseros deberías hacer lo que fuera por conseguirles el mejor regalo: págales un curso de baile en una buena escuela, regálales un pack completo a un congreso de salsa, consígueles el VIP de su salsoteca favorita aunque sea sobornando al dueño del local o vendiéndole tu cuerpo, cómprales los vídeos de su bailarín favorito, regálales un viaje a Cuba, consigue que liguen con su media naranja y si son de los que nunca tienen un duro, dales el teléfono de Cofidís.

Navidad, Año Nuevo, Reyes, son el mejor motivo para que demuestres que la amistad salsera es lo más ¡Bacán! ¡Chévere! ¡De pinga! y ¡Megua guay del paraguay! que existe. ¡Felices Fiestas a Todos!

Fuente:revistasalseros.com

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta