Biografía de Gilberto Santa Rosa

Biografía de Gilberto Santa Rosa

112
3
Compartir

En el pentagrama musical caribeño, Gilberto Santa Rosa es, sin duda, el cantante salsero que más arraigo nacional e internacional ha ganado en las últimas décadas.La constancia de su ejecución artística ha servido para imprimirle un nuevo impulso a la salsa, contribuyendo a la revolución del género y a su despunte en el mercado internacional.

Su trabajo artístico se ubica en el tránsito de dos épocas gloriosas para este movimiento musical. Por un lado, tiende un puente entre generaciones al ser custodio de un sonido cadencioso, acorde con los patrones rítmicos de la salsa de la décadas de 1960 y 1970, a la vez que se enriquece con las nuevas fórmulas onoras que modifican el género a partir de los años 80.
De esa manera, logra establecer un modelo rítmico que, en tiempos recientes, ha alcanzado la distinción del género y ha funcionado como receta en las propuestas musicales que han desarrollado nuevos talentos.

A Gilberto Santa Rosa le despertó su afán por el arte de la canción desde su niñez, cuando disfrutaba de ver en la televisión las presentaciones de El Gran Combo de Puerto Rico, deleitándose con sus canciones, formas interpretativas y bailes. La cadencia y el sabor que imprimía la musicalidad de la agrupación comandada por el pianista Rafael Ithier fue crucial en su desarrollo y formación musical.

El espléndido vocalista, que nace el 21 agosto de 1962 en el pueblo de Carolina (Puerto Rico), tuvo su rimera aparición artística mientras cursaba sus estudios primarios en la escuela elemental Ángel Ramos, en el sector de Country Club de su pueblo natal. Allí se lanzó al ejercicio de la comedia, acto que deleitaba de ejecutar imitando las parodias del famoso dueto de “Bachiller y Pancholo”.
Poco después tuvo su primer deleite formal con la música al formar un dúo con su compañero de clases Jesús “Cheíto” Cruz, interpretando boleros.

Desde su infancia, el denominado “Caballero de la Salsa” cultivó una sesuda madurez que, en poco tiempo, transformó al niño en una sagaz figura musical. En el esplendor de su adolescencia ingresó a la Escuela Libre de Música de San Juan, atraído más por la idea de estar entre músicos que de convertirse en uno de ellos. Allí comenzó estudios de saxofón y trompeta, aunque siempre estuvo seducido por el sonido de las tumbadoras.
Fue, precisamente, en esa época en que logró su primera actuación como cantante durante un programa de televisión navideño que produjo Papo Pérez para la cadena de televisión Pérez Peris (canal 11) y que se emitió el 6 de enero de 1975. En ese entonces, el pequeño Gilberto apareció en el programa “Los Reyes Modernucos” cantando el tema que originaba la transmisión.
De ahí, apercibió un futuro distinto, más cercano a la posibilidad de convertirse en cantante. Se lanzó a crear su primer grupo musical junto a su amigo Pedro Morales Cortijo (“Don Perigñon”) cuando apenas contaba con 13 años de edad. El grupo se conoció como La Evolución 65, luego la orquesta La Potencia, y solían tocar en las fiestas de sus amigos construyendo un repertorio original de las canciones que no se cantaban en la radio.

En cambio, su primera oportunidad de lujo la obtuvo durante una edición del Festival de la Juventud que organizaba el Municipio de San Juan en las facilidades de El Morro y que conducía el comediante Alberto Rodríguez Torres (“Machuchal”). La presencia del joven cantante deslumbró a la audiencia y comenzó a sentar presencia en la escena artística que más adelante se convertiría en su centro de desempeño
laboral.
En 1966 el grupo La Potencia se disolvió, hecho que facilitó un nuevo tránsito musical en la vida del joven cantante.
Reconocido como uno de los talentos más prometedores de la canción popular, en 1967 Gilberto Santa Rosa fue reclutado por el veterano músico Mario Ortiz para participar de la grabación del disco “Borinquen Flame”, interpretando los temas “Palo de caña brava”, “Los rosales” y “Regálame tu amor”. En esa producción trabajaron los destacados músicos Elías Lópes, Juancito Torres, Polito Huertas, Eladio Pérez, Tony Sánchez, Mauricio González, Rafi Torres y René Hernández.
Tras esa grabación, y considerando que el proyecto no despuntó como se esperaba, el joven vocalista aceptó una invitación del director de la orquesta La Grande, José Canales, para formar parte de su agrupación.

Antes, había sido persuadido por el director de la Latin Brass para sustituir al vocalista Jerry Rivas.
Su ingreso al grupo La Grande -que entonces dirigía el trompetista Elías Lópes- estuvo acompañado con la propuesta de participar en la grabación de un disco. La cita fue en la ciudad de Nueva York, donde grabó los temas “Busca lo tuyo”, “Satisfacción” y “Tu indiferencia” (esta última de su autoría). Estas melodías quedaron consignadas en el álbum “We Love New York”.

(fuente: gilbertosantarosa.com)

Compartir

3 Comentarios

  1. YO DESCUBRI A GILBERTO SANTA ROSA VIENDO EL CLON, Y DE AHI PASO A SER MI COMPAÑIA . AHORA QUE ESTUBO EN MI PAIS CHILE. QUIERO DECIRLE QUE AGRADEZCO A DIOS QUE EXISTAN ARTISTAS COMO EL, AHORA ENTIENDO POR QUE ES EL CABALLERO DE LA SALSA. YO QUEDE PRENDADA DE EL.ME ENCANTO. Y ESPERO QUE VUELVA PRONTO. SUS CANCIONES ME LLEGAN A LO MAS PROFUNDO DE MI SER. GRACIAS POR VENIR.

    UNA ADMIRADORA QUE ESTABA MUY CERCA SUYO EN EL CAUPOLICAN.

Dejar una respuesta