La bachata nace en centroamérica, donde el ritmo de los descendientes  africanos se traduce cada día en color, música, baile, costumbres y estilos de vida…

El retumbar de los tambores y las tradiciones infunden ritmo a la vida cotidiana, dando lugar al nacimiento de estas danzas calientes, tropicales, que acompañan al paisaje y toman de él su calor y color.

Cuando las danzas se importan en países con otras costumbres y tradiciones sufren modificaciones de estilo e interpretación, por ello podemos ver bachata bailada por pueblos tan disímiles y lejanos de Centroamérica, con modificaciones propias de cada región.

Es así que la bachata es diferente en los países de Europa donde sus habitantes no han heredado, necesariamente, la habilidad motriz ni el ritmo africanos, en la India se interpreta bachata con un estilo que recuerda las danzas folklóricas de ese país, y en Japón o China, parece que la bachata ha sufrido la influencia de las artes marciales tradicionales de Oriente…

Una danza exitosa cruza océanos y regiones, siendo adoptada sólo por aquellos que se enamoran de ella y necesitan hacerla propia, se modifica, se estiliza y transforma de acuerdo a la idiosincrasia de quienes la transplantan y, con el tiempo, da lugar a un nuevo estilo o a la fusión de la que nace una nueva forma de baile, diferente y original.

Regresar a la fuente siempre devela soluciones y responde preguntas, observar a los bailarines de bachata centroamericanos puede brindarte ideas y refrescar tu estilo:

“Mira siempre a los que saben bailar (y a los que bailan mal también, siempre vas a aprender mucho de ambos)”

curs2



Relacionados:

Escribe un comentario: