A la hora de bailar la zona más importante para un bailarín es el contacto entre el zapato y el suelo. Existen dos tipos diferenciadores de suelas para los zapatos de baile, la dura de cuero curtido y de Lamé o Cromo.

SUELA

Es el tipo de suela normal de la mayoría de zapatos, aunque no sean de baile. Está hecha de cuero curtido y es bastante duro.

Ventajas:

  • Es muy duradero y mantiene la fricción siempre.
  • Se usa para hacer calzado normal de caminar.
  • Si el piso está mojado, agarra mejor mediante la fricción.
  • Puede ser que en tu ciudad no haya alguna tienda especializada en zapatos de baile, pero si de este tipo de calzado.

Inconvenientes:

  • Es bastante rígido al ser la suela de cuero duro, carece de movilidad y no tiene control de peso en el pie.
  • No importa donde se pise y de que manera se pise que el peso se reparte en toda la planta del pie
  • También pesan más que los del otro tipo de suela.

LAMÉ o CROMO

Es un tipo de cuero más fino. Es un material ideal para suelos especiales o trabajados, pero duran bastante poco en pisos de cemento porosos o superficies naturales. Tabién se llevan mal con los líquidos.

Ventajas:

  • Es un cuero suave y permite gran flexibilidad
  • Buen deslizamiento inteligente, si se pone poco peso en una zona desliza pero si se pone el peso en otra zona agarra.
  • Ideal para el manejo de giros ya que permite proyectar el peso del cuerpo en el área que se necesite.
  • El cromo o lamé se amolda a la manera de pisar del bailarín adaptándose a los movimientos más usuales del bailarín.

Inconvenientes:

  • Muy delicado para suelos naturales y porosos.
  • No en todos los sitios existen este tipo de zapaterías especializadas, aunque se puede comprar por internet.
  • Cuando es nuevo requiere un tiempo de amoldamiento para que el cromo adecúe su capacidad de desliz y agarre del pie.


Relacionados:

Escribe un comentario: