Cómo mejorar los giros en baile, mantén el foco

Cómo mejorar los giros en baile, mantén el foco

2468
0
Compartir

Dos elementos clave en danza…

¡¡¡Mantén tu MIRADA, mantén tu FOCO – eleva a tus GIROS al siguiente nivel!!!

Ya sea que bailes en un entorno social o profesional, hay dos elementos clave de la danza que se aplican constantemente. Son el “focalizar” y “fijar la mirada”. Si estás en el nivel más inicial como bailarín, deberías concentrarte en intentar desarrollar al máximo estos elementos. Si estás en un nivel de baile más avanzado, esta lectura te servirá para revisar algunos conceptos.

Cada giro o vuelta requiere que el bailarín fije su mirada en un punto para ayudarle a mantener el equilibrio. Esto se consigue focalizando y fijando la mirada en un punto concreto del horizonte. Otros elementos también requieren además de la alineación del cuerpo y la colocación de los brazos. Para lo que concierne al baile del Mambo, la Salsa, tomamos prestado la focalización y la fijación de la mirada de otros tipos de baile como el jazz y el Ballet. Pero estos conceptos pueden estar incorporados en casi todos los tipos de baile. Recordemos que el arte del baile es evolutivo. Tomar prestada una técnica de otros tipos de baile es una manera muy buena de experimentar y de crear nuevas formas e ideas.

HSA-Salsa-Spinning-580x325

En lo que refiere al baile del Mambo, un giro o dos al ritmo de la música es la norma. Sin embargo, para mejorar tu baile, puedes incluir más giros. Miremos esto desde una pesprectiva musical. La mayoría de la música salsera está escrita en 4/4. Significa que hay 4 tempos en cada compás. Usamos dos compases para un paso básico. Por lo tanto, contamos de uno a ocho.

Ya sea bailando en pareja o en solitario, puedes hacer un giro en cada compás. Sin embargo, en general es preferible hacer giros y vueltas en el segundo compás de 4/4 tiempos. Esto permite (a la persona que gira) el tiempo de preparación necesario para completar el giro/ vuelta cómodamente. La preparación permite la aplicación de la técnica, incluyendo el correcto desplazamiento del peso y de la posición de los pies. (hay más escondido en un giro de lo que parecía, ¿eh?).

¿Cómo aplicar el enfoque y la fijación de la mirada?, os preguntaréis. Bien, básicamente el enfoque se aplica cuando giras o te hacen girar. Es el punto que deben buscar tus ojos para “empezar” y “acabar” en el mismo punto, mientras vas realizando toda una secuencia de giros manteniendo tu cuerpo centrado. Lo más importante del “enfoque” es que aprendais a “separar” la cabeza del cuerpo en el giro. Si no enfocáis la mirada a un punto fijo os marearéis. Por eso, como la cabeza pesa, necesita estar controlada para poder hacer girar o voltear el cuerpo. Al principio, mientras no lo dominéis os sentireis mareados. Vuestros ojos serán como las lentes de las gafas y las cámaras de fotos, que al desenfocar vuelven a enfocar, fijando un punto en el horizonte y al girar la cabeza buscarán este punto. Con la práctica os ireis acostumbrando más a focalizar la mirada y a equilibrar vuestro cuerpo para hacer uno o varios giros.

Hay diversos ejercicios que podéis practicar para mejorar el enfoque y sostén de la mirada en un punto fijo. Hay algunos ejercicios estáticos y otros que requieren que os desplacéis de un punto a otro. He elegido dos para este artículo. Son sugerencias y no significa que sean lo último para aprender rápidamente. Estoy seguro de que si preguntáis por ahí, os dirán otros ejercicios que podéis practicar de igual o mayor dificultad. Podéis probar esto en casa pero es mejor que lo practiqueis en la academia de baile para evitar golpearos contra los muebles. Obviamente, los ejercicios requieren su práctica en un lugar espacioso y si los hacéis en casa, os recomiendo que retiréis primero los muebles y los objetos del medio y hacer sitio para practicar con comodidad.

Empecemos con un ejercicio estático. Iniciamos un giro a la izquierda. Estando aún de frente, gira tu cabeza hacia el hombro izquierdo. Sigue girando los hombros en la misma dirección mientras haces pequeños pasitos. Sigue haciendo esto hasta que retengas que primero gira la cabeza y luego los hombros la siguen, no todo en bloque. Así, la idea es que los hombros y el resto del cuerpo siguen el movimiento iniciado por la cabeza para completar un giro completo (debes estar en tu puunto de partida inicial). Este ejercicio te enseñará a “separar” la cabeza del resto del cuerpo, iniciando el movimiento en dos tiempos distintos, primero va ella y el resto del cuerpo, la sigue. Esto te permitirá reducir la sensación de mareo que se da en los primeros intentos. Además, debería ayudarte a crear una “imagen”, como una toma fotográfica, en tus giros. Visualmente, desde fuera, la gente verá que el giro se inicia desde la cabeza y luego el resto del cuerpo la sigue. Como la mayoría de ejercicios básicos, este ejercicio estático es muy útil para conseguir tu objetivo. Te permite hacer movimientos muy lentos así no tienes que preocuparte por el equilibrio ni la situación de los brazos aún. Puedes dejar tus brazos caídos a los lados mientras trabajas con los hombros, los pasos y la cabeza.

El segundo ejercicio requiere que te muevas por el espacio. Ahora giraremos hacia la derecha. Tu objetivo es llegar al otro lado de la sala en línea recta. Elige un punto inicial, después gira tu cabeza hacia la derecha y focaliza un objeto; una pared, un cuadro, una persona, o una mancha. Úsalo como punto focal. Aplica los mismos elementos que has utilizado en el primer ejercicio y recuerda mantener tus brazos alzados y alineados con de tus costillas (yo lo llamo la posición de mambo) mientras te desplazas a través de la habitación siguiendo esa línea recta que has marcado entre el objeto/punto inicial y el final. Tus pasos deben de ser muy pequeños y firmes mientras te desplazas apoyado con las puntas de los pies. Mantén tu barriga dentro y ayúdate de los muslos internos. Piensa que eres como un “lápiz” que gira. El nombre proviene de la forma afilada que tiene el cuerpo al girar, parecida a la de un lápiz. Estos llamados giros “lápiz” son muy similares a lo que hace la gente al bailar. Hay algunas excepciones, pero mayormente, deberías mantener ambos pies en el suelo mientras realizas múltiples giros (hay otras opciones como las piruetas que se hacen en Jazz o en Ballet- pero no es la norma para bailar mambo).

Y como todo lo demás_

¡¡¡¡¡¡Práctica, práctica, práctica!!!!!!

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta