¿Por qué malos bailarines creen que son buenos?

¿Por qué malos bailarines creen que son buenos?

15727
4
Compartir

Seguro que conoces a alguien que se cree todo un experto/a en salsa o bachata cuando a todas luces su nivel es mucho menor del que cree. ¿por qué ocurre esto? Bueno, aquí tienes una posible explicación.

El efecto Dunning-Kruger es un sesgo cognitivo bastante habitual que se da durante el aprendizaje de cualquier habilidad, en el que se una vez alcanzado un mínimo de nivel, la persona sobreestima sus capacidades pensando que sabe más de lo que realmente sabe. Sin embargo a medida que va aprendiendo, la tendencia es la contraria, se da cuenta de que le queda mucho por aprender y subestima su nivel real. Lo curioso es que aun alcanzando el nivel experto, aunque sabe que tiene más nivel que la mayoría, se sigue subestimando.

Si este efecto no existiese, la gráfica sería la siguiente:

Ilustración_sin_título 24

En el eje horizontal tienes el nivel real de esa persona, desde el cero hasta el nivel experto.

En el eje vertical tienes la misma escala, desde el nivel cero hasta el experto, pero en este caso se representa el nivel percibido sobre uno mismo. Es decir, cuánto nivel cree esa persona que tiene.

Según vas aprendiendo, piensas que tus habilidades van mejorando. Una progresión lineal.

En teoría.

Pero los estudios no dicen eso. Lo que sucede es esto otro, teniendo en cuenta el efecto Dunning-Kruger:

Ilustración_sin_título 23

Hay tres zonas clave:

Zona 1

Como ves en la gráfica, al poco tiempo de aprender a bailar, la persona cree que baila muchísimo mejor de lo que sabe en realidad. En unas personas puede demorar más o menos tiempo, y variar su percepción, pero al final casi todos pasamos por ahí. Aquí uno no es consciente de todo lo que realmente le queda por aprender y es en esta zona es donde suelen aparecer los típicos alumnos listillos que creen saberlo todo, o incluso los que se aventuran a dar clases ellos mismos después de unos meses bailando. Podrás reconocerlos también porque solo quieren recibir clases de grandes maestros, el resto no tiene nada que enseñarles. Por supuesto el hecho de llevar 5, 10 o 15 años bailando tampoco es un indicador fiable del nivel.

Zona 2

A medida que el bailarín o la bailarina va aprendiendo más, se da cuenta de todo el camino que aun le queda por recorrer para tener realmente un buen nivel. Un golpe de realidad. En este momento la percepción de su capacidad baja drásticamente, digamos que se hace un poco más humilde. Por supuesto el carácter de cada uno también influye, pero suele suceder así.

Zona 3

Y por último cuando el bailarín ya tiene un nivel real experto sucede que, a pesar de ello, nunca se valora como realmente es. Sufre del síndrome del impostor.

Estupendo, pero entonces ¿cómo saber en qué punto de la gráfica estás? ¿cómo salir de ella e intentar que se parezca más a la primera?. Aquí tienes algunas ideas:

  • Intenta no estar siempre cómodo. Cuando te encuentres mucho tiempo haciendo lo mismo, prueba cosas nuevas. Cambia de profesores. Apúntate a técnica de chico/chica. Aprende otros estilos de baile.
  • Pide consejo a expertos bailarines, al menos conoce su opinión sobre tu forma de bailar. Eso te dará una idea de a que altura del eje horizontal te encuentras. Pero cuidado, a expertos, no a falsos expertos. Es fácil que alguien que se encuentre en la zona 1 pueda parecer un experto, cuando no lo es. Los expertos reales suelen ser aquellos que a pesar de tener muy buena técnica o sentido del ritmo nunca olvidan los básicos.
  • Aparta tu ego. Tener 1000 fans en Facebook o 2000 likes en instagram no significa que tengas más nivel que uno que tenga 5 o que ni si quiera tenga cuenta en redes sociales. No confundas fama con conocimiento. El hecho de estar en un grupo de baile o hacer actuaciones tampoco te hace mejor por defecto. Es cierto que puede ayudar a mejorar más rápidamente, pero no lo tomes como referencia.
  • Si ves vídeos tuyos y sientes algo de vergüenza, es buena señal, has progresado. Reflexiona sobre el momento en el que te grabaste o te grabaron, ¿creías que tenías ese nivel realmente?
  • Sigue aprendiendo, el baile es algo vivo, pese a que cada estilo tiene sus raíces, está en continua fusión. Aun siendo experto, no deberías plantarte y decir, ya lo sé todo. Aunque desgraciadamente eso se suele dar con bastante menos nivel.

De todas formas que ocurra así no tiene porque ser malo. Ese chute inicial de confianza viene bien para no desmoralizarse al empezar, es una forma de aprender más rápido y con más motivación. Y el detalle de no creérselo, aun siendo experto, viene bien para no caer en el error de que ya lo sabemos todo. Solo es cuestión de ser consciente de todo esto y actuar en consecuencia. 

¡A bailar!

Compartir

4 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo! Pero hay un pequeño fallo justo al principio, «Seguro que conoces a alguien que se cree todo un experto/a en salsa o bachata cuando a todas luces su nivel es mucho menor del que tiene. ¿por qué ocurre esto? Bueno, aquí tienes una posible explicación.»
    Es imposible tener un nivel más bajo o más alto del que se tiene. Otra cosa es lo que el bailarin crea Puedo tener un nivel X y creer tener X + 5 o X-5 pero mi nivel es X.

  2. Después de muchos años de bailar diversos bailes latinos de salón, mi conclusión no es tan complicada. Simplemente no tienen el don, no lo van a desarrollar, su ego les impide reconocer su torpeza y son muy peligrosos porque lastiman a sus compañeras. Además, ellos NO aceptan cuando la compañera no se siente cómoda con ellos y abiertamente se los dicen. No todos nacieron para bailar, como no todos nacieron para cantar o pintar, son dones, se desarrollan y cuando se es humilde para aprender, tal vez, bailen cosas sencillas, pero jamás lucirán con la forma en como lucen los que bailan con pasión y además, tienen el don.

  3. totalmente de acuerdo, pero también hay que tener en cuenta que existen algunos profesores que en su afán de no perder alumnos o como herramienta de motivación para que sigan en clases, lo que hacen es adularlos más de la cuenta, hacerles creer que son unos craks del baile cuando aún apenas están en un nivel de iniciación, empezando el aprendizaje, o incluso cuando claramente se ve que no tiene condiciones para el baile… eso es muy perjudicial porque se está engañando al alumno y el alumno se cree lo que realmente no es… hay que ser honestos como profesores y encontrar otras herramientas de motivación que no sea el engaño

Dejar una respuesta