Salsa en 1, salsa al 2 y al tiempo.

Salsa en 1, salsa al 2 y al tiempo.

597
0
Compartir

Al 1 o al 2, ¿cuál prefieres y por qué? Este es quizá el tema controvertido más debatido en el mundo de la Salsa en muchas academias, clubs, grupos de chat, eventos y demás. Muchos pueden preguntarse por qué este tema parece dibujar tanta emotividad en una comunidad de gente que comparten diversión, amor y estimulación. ¿Por qué hay tantos clubs y tantos espacios en ellos diferenciados por estos estilos? ¿Por qué se crean tantos grupos según esta distinción? Es impensable aceptar que es tan simple como que lo que decidas marcará tu responsabilidad en este drama de la salsa. La razón o la explicación de este fenómeno es sencilla…¡la pasión!. Los bailarines de danza son muy apasionados acerca de lo que hacen y argumentarán en su defensa durante horas, hasta altas horas de la madrugada, en el local 24 horas del restaurante Mejicano, en un Waffle House o en un IHOP.

1

¿Hay grupos de salsa más apasionados que otros? Nada de eso, cualquiera que escucha música salsa con frecuencia, baila salsa en clubs y locales diversas veces por semana, y lleva toda la parafernalia salsera cuando hace otras actividades no relacionadas con este mundo es definitivamente un apasionado, un “loco por la Salsa”. Cualquiera que lleve, en público, las zapatillas blancas y blandas especiales para bailar jazz (comúnmente confundidos por calcetines) y que nunca sale de casa sin su querida bolsa de equipamiento de salsa (toalla, zapatos y su CD de salsa favorito) es sin lugar dudas un “loco por la Salsa”. Cualquiera que no compre zapatos de tela a menos que sean aptos para bailar salsa es un “loco por la Salsa”. Cualquiera que visite una ciudad y antes, como comprobación obligada, visite las webs locales para ver qué eventos de salsa tendrán lugar en esa ciudad en esas fechas es un “loco por la Salsa”. Finalmente, cualquiera se que considere “apto y capaz para aprender y amar la salsa”, como un criterio de citas, es inconfundiblemente un apasionado, un “loco por la Salsa”.

¿Hay un estilo mejor que otro? No. Como un “preferido” bailarín de “a dos”, he cometido el error de denominar este estilo mejor que el otro muchas veces. Sin embargo, a medida que he ido creciendo y evolucionando como bailarín de Salsa, he ido aprendiendo a respectar ambos estilos, al darme cuenta que no hay un estilo “mejor” que otro. Por otro lado, la gente baila a diferentes niveles; es un hecho. No importa cuán bueno seas, siempre habrá quién baile mejor que tu y te haga volver a la escuela de nuevo para mejorar. No obstante, tampoco importa lo bien que un bailarín pueda realizar sus giros, trucos, pasos libres (“shines”), su estilismo o sus molinos, el hecho es que si les es indiferente la sincronización no están experimentando una óptima experiencia de salsa.

Ahora que tenemos la política hecha, vamos con la realidad. No es ningún secreto que un aprendizaje individual del baile de la salsa puede realizarse sin aprender la sincronización y el tempo. De hecho, muchos bailarines pueden llegar a ser muy buenos bailarines teniendo claro el primer o el tercer tiempo de una canción de salsa. En el momento en que la música se ensalza en el primer compás, encontrar el “uno” no es un gran misterio (para algunos). De otro lado, cuando se aprende a bailar con ritmo de “a dos”, muchos instructores fuerzan a los estudiantes a contar los ocho tempos de la música, convirtiendo la clase de salsa en una clase de solfeo. La primera vez que asistí a una clase de “a dos”, lo odié. Era demasiado difícil. Yo sólo quería aprender a hacer giros, convencer al profesor de que iba a intentar de hacerlo en “a dos” y correr al local de salsa y hacerlo en “a uno”. Para mí, contar los ocho tempos de la canción era desesperante. Ese es el motivo por el que muchos bailarines de salsa, interpretes y profesores no están por contar. ¡Es una experiencia humillante! Si eres la estrella del local, prepárate a sentirte como un principiante. Si eres profesor, prepárate para sentirte aprendiz otra vez. Si eres una diva, prepárate a pasar desapercibida. Por estas múltiples razones, muchos bailarines se quedan en la confortable posición de ser la estrella del local y nunca más vuelven al terreno del conocimiento.

2

Sin embargo, yo pasé por el duro entrenamiento del tempo y finalmente aprendí los ocho compases de Salsa, Hip-Hop, R&B y Jazz. Aprendí a contar la música como lo hacen los músicos. Como resultado, he desarrollado un mayor respecto por el ritmo de “a dos” y me he unido a la tendencia del ritmo de “a uno”. A pesar de que mis ídolos del local son del ritmo de “a uno” ya no me parecen tan buenos porque no bailan en ritmo de “a dos”. Lo admito; tenía un gran desconocimiento y mala concepción del ritmo de “a dos” al principio. Quizá porque bailar al ritmo de “a dos” era una experiencia diferente para mí. Me sentía como desplazado del grupo ahora. Mi baile es ahora un instrumento más. Puedo sentir todos esos instrumentos marcando el ritmo de “a tres”, “a cuatro” y “a siete”. Así pues, ¿era el ritmo de “a dos” mejor? Ahora puedo afirmar, ¡sí!. El ritmo de “a dos” era definitivamente mejor y los bailarines de “a dos” eran los mejores, así que tendría que hacerlo oficial o ¿ya lo hice?. En esa época, yo había estado viviendo en la tierra del “a dos” durante un tiempo, completamente apartado de los mejores bailarines de “a uno”. De todas formas, mi contacto esporádico con los grandes bailarines de “a uno” reveló algo; que ellos también usaban las cuentas de ocho tempos de la música. Su estilo de baile no era tan marcado del estilo de “a uno” al que me había acostumbrado en mis años de formación. Esos bailarines realizaban trucos y giros sin lesiones y sin obsesionarse por el tempo ni la sincronización. Tenían estilo y brillaban dando lo mejor de ellos mismos. Quizá el estilo de “a dos” no es el mejor, finalmente, quizá fue el bailar al son de la música lo que me hizo enamorarme de la salsa. Pero, ¿puedo bailar los ocho tempos de la música y seguir disfrutando bailando en de “a uno”? Mi investigación reveló que la experiencia del baile de “a uno” es completamente distinta cuando soy consciente del tempo y del cronometraje. Además, hay diferencias para distinguir el baile en ritmo de “a uno” del de “a dos”.

Durante mi breve periodo en el fabuloso mundo de la Salsa, evolucioné lo suficiente para darme cuenta de algo. Bailar Salsa en ritmo de “a dos” no es necesariamente mejor que hacerlo en ritmo de “a uno” y viceversa, pero bailar a tempo es siempre mejor que bailar a destiempo. Sí, aún prefiero bailar con ritmo de “a dos”, si la ocasión (sinceramente) se presenta. Además, he aprendido a sentir la música independientemente del ritmo y el tempo con el cuál bailo.

¿Este artículo servirá para resolver el debate entre ritmos de “a uno” y “a dos”?. Ni por asomo. Por desgracia, el conflicto está en la naturaleza humana, sin embargo le debemos a la comunidad de la Salsa el mantener el respeto por ambas opciones y seguir disfrutando de la cultura de la Salsa.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta